En la ceremonia, a la que asistió el vicepresidente ejecutivo de Corfo Eduardo Bitran, la Presidenta señaló que “hay áreas en que el progreso ha sido difícil y sabemos que aún hay trecho que recorrer para cumplir con el deber de reconocer, dignificar y promover a los pueblos indígenas. Y ese es el norte que nos orienta y hemos trabajado sostenidamente para hacernos cargo de lo que está pendiente”.

La mandataría aprovechó esta actividad para anunciar un nuevo programa de desarrollo indígena, liderado por Corfo y con apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que destinará US$60 millones para fomentar emprendimientos de los distintos pueblos que existen en el país.

"¿Qué buscamos (con este programa)? Un nuevo enfoque de inversión, que capitalice a las comunidades y que valorice sus recursos, de manera que puedan aportar al capital de las empresas que se crean y que al cabo de un plazo permita que la empresa sea propiedad mayoritariamente indígena", indicó la Presidenta.

"Ha llegado un momento de dar un salto en la estrategia de desarrollo productivo indígena y este programa de Corfo va a ser un instrumento fundamental para alinear los instrumentos del Estado detrás de este propósito", enfatizó la Presidenta.

La mandataria enfatizó que con esta iniciativa de Corfo se apoyará la implementación de proyectos en ámbitos tales como las energías renovables no convencionales, turismo de intereses especiales, acuícola, agrícola, forestal, y en otras áreas que sean identificadas, debatidas y acordadas por las propias comunidades.