Chile es uno de los países reconocidos globalmente por su sofisticada y altamente creciente política de financiamiento para Emprendimientos Dinámicos o Startups, es decir, proyectos con alta velocidad de crecimiento y una fuerte componente de innovación. Hoy contamos con un ecosistema formado, distinciones sobre tipos de financiamientos y etapas de madurez de los emprendimientos.

 

En este camino, hay un instrumento de financiamiento que marcó el primer paso: Capital Semilla Corfo. Y si bien han salido emprendimientos icónicos de este fondo -Arch Daily, Triciclo o Tika por nombrar algunos- jugando un rol clave en crear el ecosistema y portafolio de proyectos de innovación en el país, también es cierto que la evaluación cada vez más masiva de los postulantes nos impuso nuevos focos de mejora (en 2015 postularon 5.000 proyectos con un total de 120 ganadores)

 

Pero no era todo. Tras varias evaluaciones concluimos que la experiencia de los postulantes a Semilla Corfo no estaba siendo de las mejores hasta ese momento. Entre los puntos a resolver había una percepción de poca transparencia y alta complejidad en el proceso, además de una concentración de ganadores en la Región Metropolitana (históricamente alcanzaban el 70%).

 

Fue así que este 2016 decidimos refinar nuestro antiguo “caballito de batalla” y lanzamos un renovado Semilla Corfo. La gran novedad fue sumar “Demo Day” en el proceso de evaluación. Se trata de eventos abiertos a la comunidad donde los emprendedores que postulan a los $ 25 millones de apoyo deben defender en tres minutos sus proyectos antes sus pares y un jurado.  También determinamos por regla que debía haber al menos un ganador de Semilla Corfo por región, agregamos a la postulación un video de los emprendedores para entender mejor el proyecto y cambiamos el lenguaje propio de Corfo por uno menos técnico en todo este proceso.

 

¿Qué cifras obtuvimos? En el primer llamado 2016 del renovado Semilla Corfo recibimos 1.511 postulantes, de los cuales casi 1.000 emprendimientos participaron de los 47 Demo Day realizados en todo Chile. De ese grupo escogimos los 60 ganadores, que tal como fue el compromiso, todas las regiones tuvieron algún ganador. Es un panorama que esperamos repetir con el segundo llamado del concurso que al 12 de octubre, fecha de cierre, sumó 1.182 postulaciones.

 

Si bien el resultado de la 1ra generación de proyectos ganadores del renovado Semilla Corfo se verá en el largo plazo, sí quisimos medir el impacto en la percepción de los participantes de los Demo Day a través de una encuesta. Algunos de los ítems positivos que se destacaron fueron un proceso más simple y eficiente y la valorización del feedback recibido en estos eventos.

 

No obstante también recibimos puntos a mejorar, tales como la selección de jueces para los Demo Day (que tengan más conocimientos específicos de los mercados a los que apuntan los postulantes), reevaluar el tiempo de presentación de los emprendedores en estos eventos y más claridad para definir por qué un proyecto le gana a otro (en pos del aprendizaje), son algunos de estos consejos.

 

Las políticas públicas son una disciplina de alta complejidad, pero los puntos anteriores nos ayudan a tener una mejor visión de dónde mejorar. Esta experiencia con el renovado Semilla Corfo nos deja contentos, no sólo por la mejor percepción, sino que porque fue una innovación en sí misma. En general los gobiernos no usan herramientas del mundo privado y es un espacio que nos da mucho para explorar mientras mejoramos continuamente.